Conviviendo en pareja felizmente

 

Compartir nuestras vidas con alguien a quien queremos y nos quiere, es sin duda, fuente de felicidad. Sin embargo, la convivencia puede tornarse complicada por la rutina y el olvido de pequeños detalles que aportan a una vida en pareja saludable.

Cuando llegan los niños a una familia, generalmente suelen centrarse en la responsabilidad que como padres adquieren con ellos: su educación, su salud, sus momentos de esparcimientos y más. Esto, es completamente válido y normal, pero además, no debemos descuidar la responsabilidad que se tiene también con nuestra pareja: cuidarnos, divertirnos y trabajar juntos para que la tarea como padres sea aún más cómoda, plena y linda. Recuerda que decidiste ser padre con todas sus consecuencias, mas no significa que dejen de ser pareja, de quererse y respetarse, compartiendo su vida y su amor el uno con el otro.

El hecho de tener una vida en pareja feliz, que goza de una buena convivencia, repercute directamente en la educación y formación de los hijos. Mientras más estabilidad afectiva tengan como familia, más seguros crecerán, con mayor autoestima y tranquilidad. Recuerden que los niños aprenden por imitación, y siempre que vea a sus padres tratarse con cariño, respeto, humor y comunicación, aprenderán a que esa es la forma ideal de relacionarse con la pareja cuando sean adultos.

 

Que no se olviden los detalles

 

Desde niños, aprendemos que lo que vivimos es normal, y nos impactamos con aquello que es diferente a lo que solemos conocer. Las primeras veces que nuestra pareja nos sorprende con algo novedoso nos llena de emoción, pero con la rutina, este factor sorpresa se olvida y se hace normal, por lo que dejamos de valorarla porque la tenemos y corremos el riesgo de perderla y entonces ahí si nos damos cuenta.

Estas actitudes de suposiciones de alegrías que nos ofrece el otro a nuestra cotidianidad, es una de las mayores causas de la pérdida de interés por el otro, logrando incluso que se acabe el amor, la atracción y el deseo.

Para evitar caer en esta situación, les damos algunos consejos para convivir y mantener la química de la vida en pareja:

  1. Mantener una buena comunicación clara y directa entre ambos.
  2. Tratarse con respeto y confiar en el otro.
  3. Divertirse juntos y disfrutar el uno con el otro.
  4. Proteger al otro sin decidir por él.
  5. Valorar al otro y cada gesto que éste tenga.
  6. Que el amor y el humor sea su bandera.
  7. Disfrutar y compartir de buenas relaciones sexuales.
  8. ¡No duerman molestos! Solventes los problemas antes de irse a dormir.