Como enfrentar una separación, es un artículo que decidí escribir a lo largo de mi propia separación. No quise esperar que los años sanaran las heridas, pero tampoco quise hacerlo tan reciente cuando estas aún hervían.

¿Cómo enfrentar una separación sobretodo con niños de por medio?

Lo mas complicado de las separaciones es el desgaste constante al que incurre la pareja, que culmina con la desconsideración mutua. Lo mas doloroso son los recuerdos de aquellos días en que el amor les hizo comprometerse entre sí. Lo mas difícil es proteger a los niños de la angustia y la preocupación que nos impregna, encontrar ese modo de no involucrarlos sin hacerlos sentir distantes.

El amor es un sentimiento arduo de erradicar,  es necesario tiempo para calmar la efervescencia de toda la pasión que envuelve tener una pareja y, durante todo este tiempo, solo la paciencia podrá ayudarnos. En este transe pasamos por momentos en los que la sangre sube a nuestra cabeza, las palabras crueles a nuestra boca y las lágrimas a nuestros ojos. Paradójicamente, estos momentos vendrán seguidos de episodios de calma y comprensión. Uno tras otro hasta que la intensidad del cambio y las emociones se aplaquen

 

¿En qué debemos enfocarnos?

 

  • En que el amor sana cualquier herida, y ese sentimiento que inicialmente nos llevo a la felicidad, será el mismo que nos sane una vez que logremos combatir la soledad que resulta de la separación.
  • Las decisiones que tomamos deben estar guiadas a nuestra mejora personal.
  • Será inevitable que los niños se vean afectados, pero podemos conseguir que el momento a su lado sea justo ese momento de desahogo mediante actividades que nos provean felicidad y nos ayuden a drenar positivamente.
  • Sin importar la gravedad de las causas de la separación, el fin de la pareja es proteger a los niños.
  • La separación no nos hace seres humanos fracasados, el fracaso no es un hecho concreto sino una situación constante.
  • Los primeros meses y hasta años, son extremadamente dolorosos pero no podemos olvidar colocar en una balanza que nos llevo hasta ahí.
  • Arrepentirse, dejar el ego a un lado y dar un par de pasos hacía atrás solo es valido cuando la pareja decide mejorar en función del amor mutuo.
  • El resentimiento solo envenena a quien lo siente.
  • La venganza no es una opción.

¿Qué debemos intentar antes de separarnos?

 

  • Comunicarnos efectivamente. No basta con hablar, debemos intentar que el mensaje llegue de la forma que deseamos, así como escuchar lo que nuestra pareja desea expresar.
  • Considerar los deseos, ambiciones, sueños y exigencias de nuestra pareja.
  • Pensar en todo momento que nuestras decisiones pueden costarnos una familia.
  • Aceptar que algunos conceptos no valen la pena ser protegidos cuando el pago para conservarlos es el hogar.
  • Evaluar la separación solo cuando la familia que se esta conformando tiene causas endémicas que pueden agraviar con mayor fuerza a los miembros de la casa.
  • Asistir a terapias para intentar llegar a un acuerdo.
  • Agotar todos los recursos antes de recurrir a la separación.

¿Qué se necesita para seguir juntos después de una crisis?

 

  • Amor.
  • Consideración.
  • Compromiso.
  • Respeto.
  • Honestidad.
  • Un toque de sorpresa.
  • Desprendimiento de los sentimientos negativos.